Bailar! una adicción positiva

Bailar! una adicción positiva

EL BAILE, UNA ADICCION POSITIVA

¿Tienes adicciones positivas?

Mucha gente disfruta de cocinar, tocar música, meditar o bailar. Dicen que estas actividades son formas saludables, efectivas y divertidas para relajarse después de un día largo. He oído decir a algunas personas que estas actividades agradables son adicciones positivas.

Quienes apoyan la idea de la existencia de adicciones positivas afirman que estas fortalecen y hacen tu vida más satisfactoria. También te permiten vivir con más confianza, más creatividad, más felicidad y generalmente, en mucho mejor estado de salud. Las adicciones positivas mejoran tu vida.

Características de las adicciones positivas

Es algo que eliges hacer y le dedicas aproximadamente una hora por día.
Lo puedes hacer fácilmente y no requiere de mucho esfuerzo mental, o al menos este esfuerzo no es evaluado como tal.
No dependes de otros para realizar la actividad.
Aporta un valor físico, mental o espiritual a tu vida.
Crees que si practicas más, mejorarás en base a tus estándares y sin exageraciones.
La actividad que realizas es relajante y no te lleva a la autocrítica desmedida ni dañina.

Como puedes ver, las adicciones positivas no dominan la vida, se quedan confinadas dentro de un marco de tiempo. Sus beneficios pueden extenderse a varios aspectos de la vida, pero la propia actividad es limitada.
Las ventajas de las adicciones positivas

Estas adicciones positivas no son realmente un problema porque aportan grandes ventajas a tu vida. Puede resultar que la palabra “adicción” te preocupe un poco, pero en realidad solo se trata de un actividad que realizas de forma constante. Entre sus principales ventajas están:

Te dan un descanso de las actividades estresantes de la vida diaria.
e permiten plantearte nuevos objetivos y metas.
Son una buena forma de darte un tiempo para ti y para hacer algo que te gusta.
Puedes hacer nuevas amistades basadas en la actividad que realices.
Mantienes activo a tu cerebro.

Gracias a Silvia A M Garcia por su nota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *